Encuentro a deshora

Te puse una mano en la espalda
porque me dio miedo
que la Luna nos mirara así
y que con su luz nos descubriera

Estar tan mimetizada con la noche
era cercano a estar muerta
y a la vez había tanto renacer
que una cosa terminaba en la otra

Ahora tu mano en mis hombros
y un botón que se escapa
el instante de nuestras bocas suspendidas
es incluso mejor que el roce

En ese banco nos fuimos a morir
sin parar de susurrar, ni sabía
dónde empezaba mi boca y dónde la tuya
frío el rocío pero no tus labios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s