Lo incorrecto de los halagos

Cuando miro hacia abajo, sin adelantar mucho la cabeza, veo dos tetas y la punta de mis zapatillas. No voy a hablar de las tetas en sí, esta vez, sino de todo lo que ellas ocultan. Literalmente.

Muchas veces me ha pasado que escucho comentarios graciosos, provocadores, desubicados, sobre el tamaño de mis tetas. Esas observaciones siempre me parecieron vacías. Es como que te halaguen, no sé, la forma del codo, naciste así, qué le vas a hacer.

Si por algún motivo estoy contenta de su tamaño es porque me tapan la panza. No a la vista de los demás, a mis propios ojos que es lo importante al fin. Porque si es cierto que la voluptuosidad corre por mi familia, también es cierto que se aplica a todas y cada una de las partes del cuerpo.

Entonces, yo vivo feliz ignorando mi pancita que vive feliz sabiéndose ignorada por mí, y por lo tanto, libre. Como es libre, no hace fuerza para meterse adentro y ocultarse. Como es libre, cuando me acuesto bolita para el costado se deja caer, se deja chorrear, sobre el colchón. Como es libre, me acompaña saltando cuando salgo a correr. Y todo, gracias a que las tetas la resguardan de los pocos pero resistentes mandatos sociales que aún me quedan en los ojos.

El problema está en que la gente halaga cosas y no conductas. Muchos halagan tetas y culos grandes, panzas planas, ombligos chicos, abdominales visibles. Sin embargo nunca me dijeron “Ay, qué pancita libre que tenés”. O “¿Cómo hacés para tener la panza tan cómoda?”

Pero claro, el día que la gente diga eso tampoco vamos a necesitar que las tetas nos tapen un carajo. Ese día, todos los sectores de nuestro cuerpo (con la pancita a la cabeza de la revuelta) serán libres de la tiranía de los cánones.

Anuncios

Escrito a las mujeres del siglo veintidós

Por estos años en Argentina, por no decir en el mundo, se puso muy de moda la palabra feminazi. Según la rae (que asoma la nariz para opinar sobre el habla de toda América como si cruzara un charquito y no el océano) el término se usa despectivamente con el significado de feminista radicalizada.

En primer lugar, dijeron radicalizada, una palabra que genera confusión porque no solo hace referencia a una persona partidaria de reformas extremas sino también al ala radical del feminismo. Entonces ¿se insulta a las feministas por ser extremistas o se insulta al feminismo liberal llamándolo radical? Sinceramente, no creo que quien insulte gritando feminazi se haya molestado en leer los orígenes del feminismo, o sepa que tuvo diferentes olas desde sus inicios, y menos tenga idea de que existen varias corrientes de pensamiento dentro del mismo movimiento (bastante distinguidas y distinguibles entre sí). Por eso mismo, la rae no debería meter los dedos en Twitter para definir con ambigüedad un concepto tan sensible.

Y para justificar por qué creo que la rae debería llamarse al silencio voy a resaltar algunos datos que aparecen en su propia página web: el Pleno de la Real Academia Española está conformado por 46 académicos (entre los cuales figuran también los que componen la Junta de Gobierno). De esas 46 sillas, solo el 17,4 % está ocupado por mujeres (es decir, 8 lugares). Y del total de los académicos, solo el 4,3 % tiene menos de 60 años (es decir, 2 personas). Creo que estos datos hablan perfectamente por sí solos.

Por otro lado, me pregunto qué querrá decir la gente cuando habla de extremismo. ¿Que se puede reclamar justicia por femicidios sin pintar las paredes? ¿Que se puede abogar por la legalización del aborto sin ofender creencias religiosas ajenas? Que se le puede enseñar a los chicos a prevenir embarazos no deseados pero sin definiciones, sin explicarles en serio, sin pervertirlos. Y que la homosexualidad está bien, si pobrecitos, no tuvieron padres que los educaran bien. Y por supuesto que puede haber feministas, aunque en realidad ni hacen falta, si yo a mi mujer la mantengo y vive bárbaro. ¿Me hablaste de femicidios? ¡Ah…! Bueno, qué sé yo, fueron pibas con mala suerte. Igual, yo no pienso dejar de chiflar por la calle, ¿por qué no le puedo decir a una mina que es linda? Si en el fondo le gusta que le mires el culo, se viste así a propósito. Y además, las feministas son todas unas lesbianas que no se depilan, yo no me caliento con una así toda peluda, ¡mirá si todas las mujeres fueran así!

Entonces, chicas del futuro, todo termina siendo una cuestión de semántica. Lo que para unos se asemeja al nazismo para otras es el comienzo del fin del patriarcado. En la Inglaterra de comienzos del siglo pasado, se usaba el término suffragette para discriminar a las activistas por el derecho al voto femenino radicalizadas del resto de las sufragistas más moderadas. Hoy, alejados de ese momento histórico, esa palabra es el orgullo de las mujeres inglesas por haber sido una de las naciones precursoras en tal reclamo.

No sé si feminazi va a evolucionar de igual forma o si caerá en el olvido social. Lo que sí sé es que ustedes van a leer sobre nosotras. Y no solo eso: van a ser las que sigan agitando las aguas para que este lago se haga mar. Porque la última feminazi va a desaparecer el día que no tenga razón de ser. El día que no nos maten y nos dejen en un descampado. El día que el aborto no sea una condena a desangrarnos en la clandestinidad. Cuando todos sepan cómo se usa un preservativo o la pastilla anticonceptiva, y nadie se asuste al escuchar vasectomía o preservativo femenino. Cuando homosexual y pervertido no aparezcan en la misma oración. Quizá en algún momento la mujer golpeada ya no sea una pobrecita, ni la feminista una lesbiana, ni la lesbiana una peluda, ni la peluda una mugrienta.

Supongo que mi vida no va a alcanzar para presenciar todo esto. Pero sí alcanza para gestarlo.

Lo que le voy a decir al próximo pelotudo que vea chiflándole a una mujer por la calle

Te pregunto a vos pibe, que le acabás de chiflar a la chica que pasó caminando antes que yo. ¿Qué te pensás? ¿Qué la mina se va a acostar con vos porque te hiciste el gracioso? ¿Cuál es tu problema que te da placer cuando una mujer te mira con asco? Porque a mí me gusta que las chicas me miren con ganas, no con desprecio. Entonces, la próxima le podés chiflar a un perro que pase, porque es el único que te puede llegar a dar bola así.

Historia de un hombre que no amaba a una mujer

Esa mañana se despertó con una sensación de fatalidad muy incómoda, como si una acción temeraria fuera lo único con lo que pudiera salvarse.

Mientras hojeaba el diario, de alguna forma buscaba el relato por adelantado de lo que iba a hacer más tarde. Sabía que ella estaba trabajando en el centro, en plena peatonal, como todos los martes. Podría ir a buscarla a la salida, pero prefería no generar una escena con tanta gente que pudiera observarlos. Después de cinco años de relación, no le molestaba esperar unas horas más para terminar todo. Iría a buscarla a su casa entonces.

Aprovechó el resto de la mañana para arreglar muebles; trabajar en cosas manuales era un buen método para distraerse. Además, los sentimientos eran por naturaleza algo traicionero y a fin de cuentas mejor confiar en aquello que uno puede arreglar en forma física. Atravesar la tabla de la mesa con la perforadora. Un agujero limpio con un círculo perfecto de virutas alrededor. Sería más fácil si la vida estuviera compuesta solo por esos mínimos actos, tan sencillos que hasta resultaban placenteros.

A las 12 tuvo que abandonar su tarea para no llegar tarde. Si él tocaba el timbre, ella abriría la puerta y su perra saldría corriendo a saludarlo como de costumbre. Estaba seguro de querer terminar, pero tener que despedirse también del animal le daba tristeza. Por eso la aguardaría unos minutos en el frente de su casa y resolvería todo sin siquiera entrar.

El viaje de cuarenta minutos fue tedioso. Nada para hacer, cosas en las que no quería pensar. Ya tendría tiempo de llorar por amores perdidos y relaciones fallidas. Ahora necesitaba determinación para arrancar la planta seca de raíz ya que no se puede plantar otra hasta no haberle dejado el hueco libre.

Por fin llegó, aunque con cinco minutos de retraso. Si ella ya había entrado, tendría que volver otro día. Se recostó desanimado en el arco de una entrada, en la vereda de enfrente.

Después de esperar inmóvil un rato, vio una silueta doblar la esquina. Desde lejos no distinguía su rostro, era casi de noche. Recién cuando ella estaba sacando la llave del bolso, distraída, torció la cabeza hacia el costado. En ese momento ambos se reconocieron. La mirada duró un segundo, lo que pasó después tres.

Ella corrió llave en mano tratando de embocarla por milagro en la cerradura y quedó espaldas a la calle. Él sacó el brazo del bolsillo del saco y calculó un instante.

Cuando los vecinos salieron, cansados de escuchar un perro ladrando, pudieron apreciar un perfecto agujero en la chapa de la puerta, rodeado por un círculo rojo, además del cuerpo tirado sobre las baldosas.

¡El silencio!

Marcela Dolce: Ninfas de Papel (técnica mixta)

La mujer. ¿Qué hay para decir sobre ella? ¡Todo! Aún no se ha dicho lo suficiente, casi nada en realidad.

¡El silencio!

Siglos de silencio, de no dichos, de ocultar bajo la baldosa la mugre, y de miradas cómplices entre mujeres que sabían lo que había que gritar pero no les salía la voz.

Hasta hoy. Nos cansamos. Algunas empezamos susurrando, molestando, diciendo cosas obvias pero que de tanto callarlas parecían extravagancias. A esta altura los susurros ya no alcanzan tampoco. Así que ahora gritamos, y le pasamos un micrófono a la que no puede gritar. Y le sacamos las manos de los oídos a la que nunca nos había escuchado antes. Y le damos la mano al hombre que nos apoye, pero nos sacamos el brazo de encima del otro tipo de hombres, o de mujeres, o de lo que sea que quiera no dejarnos ser.

Como un loro que se escapó de la jaula, así, nunca volveremos a ser lo que fuimos.