La campana suena a las tres

“En un pueblo de Escocia venden libros con una página en blanco perdida en algún lugar del volumen. Si un lector desemboca en esa página al dar las tres de la tarde….”

Al llegar a esa frase, Gabriel cerró el libro. Le ardían los ojos de leer a la luz amarillenta del velador, cuyo reflejo apenas alcanzaba a iluminar el sillón en el que estaba recostado. Solo por curiosidad, abrió el ejemplar y fue hasta la última página. Había una pequeña frase, mal impresa, que rezaba: “Texto impreso en 1997, en Averfield, Escocia.”

Interesado nuevamente, retomó la lectura en donde la había abandonado. Pero al dar vuelta la hoja, se topó con que no había nada, estaba en blanco; y las palomas salieron volando de la cúpula de la capilla al resonar la tercera campanada.

 

Anuncios