Déjà vu

Siento que ya escribí estas líneas
lo cual es común para un escritor supongo
porque primero se vive
la cosa que se escribe luego
Pero entones sería un déjà vu por dos
la cuarta vez que escribo esto
aunque tampoco es lo cierto
porque anoche soñé que lo escribía
Déjà vu a la tercera potencia
porque soñé lo que ya había vivido
y ahora escribo eso
que siento que ya escribí
Y mientras más lo pienso
más me enredo
en potencias y raíces
en números irreales
que describen una falacia
Y la paradoja mayor
es que tengo la sensación
de que en realidad ésta es
la primera vez que escribo
y que pienso y que sueño
con esta hoja que ahora leo
y que entre líneas me dice
que lo del déjà vu me lo inventé

 

Más allá del mar

Alguien desde una costa lejana
Vino a sacudirme
Y aunque me dejó para volver con los suyos
Una parte de mí desapareció con él

Miro los botes que parten la marea
A la espera de una canción ya olvidada
A la espera de un poema que me redima
Cuyos versos aún no fueron escritos

Tanta niebla, no veo siquiera donde camino
Niebla oscura que molesta a los marinos
No me distraigas, esta vez rogué
Las sirenas llaman desde las profundidades
Sin duda, he partido

 

Encuentro a deshora

Te puse una mano en la espalda
porque me dio miedo
que la Luna nos mirara así
y que con su luz nos descubriera

Estar tan mimetizada con la noche
era cercano a estar muerta
y a la vez había tanto renacer
que una cosa terminaba en la otra

Ahora tu mano en mis hombros
y un botón que se escapa
el instante de nuestras bocas suspendidas
es incluso mejor que el roce

En ese banco nos fuimos a morir
sin parar de susurrar, ni sabía
dónde empezaba mi boca y dónde la tuya
frío el rocío pero no tus labios

 

Palabras sueltas

Te escribo en una hoja
desprendida del mismo libro
que se soltó por sí sola
como para que te escribiera

Y esos atardeceres
que tal vez ahora no recuerde
pero sé que quiero ver otra vez
me hacen pensar en la distancia y la melancolía

Me hacen pensar en naranja brillante
sonrisas y ojos que reflejan
un segundo efímero, inabarcable
que es presente y nada más

Entonces quisiera compartirlo
que vieras en mis ojos la belleza
que sientas las lágrimas subir
y entiendas el motivo

El naranja empieza a opacarse
el azul lo acorrala de a poco
todo declina hacia la noche
pero te siento al lado mío

Por eso te escribo en una hoja
desprendida de la noche
que se soltó por sí sola
como para que te escribiera