Como el ave fénix

¿Cuántas veces puede una
morirse y renacer?
Dejar caer la piel muerta,
dejarse caer,
dejarse
Pararse de entre las cenizas,
lamerse como un gato las heridas.
Mirar en el espejo y notar
que la propia cara cambió un poco,
apenas, pero está distinta.
Así como crecen las plantas
de un verano a otro.

12 comentarios sobre “Como el ave fénix

Responder a fernando calvo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s