No sé por qué

No sé por qué. Por algún motivo (que desconozco) todos mis textos arrancan así. Últimamente tengo un pedo mental que me impide ver hacia adelante. Me impide ver hacia atrás. Es como la niebla: si tratás de prender una luz te encandila. Cuanto más esfuerzo mis ojos para distinguir algo, más se cansan. ¿Qué hacer en la niebla? No quedarse quieto, seguro; seguir andando a una velocidad promedio, una obviedad; don’t give up, otra obviedad. ¿Pero qué hago con el miedo? ¿Qué hago si me adormece las piernas y estrangula mi voz? ¿Qué hago si lo único que puedo escuchar es una respiración entrecortada y un corazón desbocado, que me pertenecen pero ya no reconozco?

Quiero ver más allá de las palmas de mis manos. Sé que aguantar es lo único que me queda; si pierdo la ilusión del mañana, la niebla se convierte en hielo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s